Comité de Senado de EU pide sanciones a Venezuela

Según la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, Unasur prepara el envío de una misión a Caracas, donde los opositores cumplen ya un mes de protestas contra el gobierno de Maduro y han convocado ...

Bogotá, Caracas.- Un Comité del Senado de EU aprobó hoy una resolución que pide imponer sanciones al Gobierno venezolano por la "represión violenta" de las protestas, mientras Unasur prepara el envío de una misión a Venezuela, según la presidenta de Brasil. Según dijo hoy la jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff, los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) decidirán mañana en una reunión en Santiago de Chile enviar una comisión a Venezuela con el objetivo de contribuir a "la construcción de un ambiente de acuerdo, consenso, estabilidad".

La comisión puede incluir representantes de todos los países suramericanos y tendrá por objetivo ser interlocutora entre el Gobierno venezolano y la oposición, señaló Rousseff en una rueda de prensa en Santiago de Chile, donde hoy asistió a la investidura presidencial de Michelle Bachelet. La reunión de Unasur se celebrará el mismo día en que se cumple un mes de las protestas iniciadas por los estudiantes y secundadas por la oposición para reclamar al Gobierno venezolano soluciones a los problemas del país.

Las protestas han sido reprimidas y se han visto rodeadas de hechos de violencia, no aclarados en la mayoría de los casos, en los que han muerto más de veinte personas, centenares han resultado heridas y un número no determinado han sido detenidas. El Congreso de los Diputados de España aprobó hoy una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno de Venezuela a respetar los "principios universales de la democracia, el Estado de derecho y los Derechos Humanos", y condenó el uso de la violencia en el país.

La resolución sobre Venezuela aprobada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EU, que ahora pasa al pleno del Senado, solicita al presidente Barack Obama que sancione a los "individuos que hayan planeado, facilitado o perpetrado violaciones graves de derechos humanos contra los manifestantes pacíficos, los periodistas y otros miembros de la sociedad civil en Venezuela". Precisamente el Ministerio Público venezolano informó hoy que catorce funcionarios de diversos cuerpos de seguridad han sido privados de libertad por estar supuestamente implicados en casos de violación de los derechos humanos ligados a las protestas.

Seis de esos funcionarios pertenecen al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), cuatro a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), dos a la Policía Municipal de Chacao, uno a la policía de Mérida y el restante es un sargento del Ejército. Las sanciones que pide la resolución del Comité del Senado de EU son la "prohibición de visados y la congelación de activos".

El texto también "deplora el uso de fuerza excesiva e ilegal contra los manifestantes" y el "inexcusable uso de violencia y cargos criminales políticamente motivados para intimidar a la oposición", al tiempo que pide al Gobierno de Venezuela "desmantelar" a los grupos armados conocidos como "colectivos". Sobre el último aspecto se pronunció hoy el ex secretario general de la OEA y ex presidente colombiano César Gaviria, quien consideró que "la presencia de grupos armados ilegales ajenos a las Fuerzas Armadas hace de la actual una situación particularmente peligrosa".

"Se trata de una situación en la cual más allá de las profundas diferencias sobre manejo económico se está poniendo en grave peligro la libertad de prensa y expresión y el respeto por los derechos humanos, se están generando muertes de origen político muy ajenas a la tradición democrática" de Venezuela, dijo Gaviria. Gaviria reclamó que las partes enfrentadas en Venezuela hablen entre ellas, porque sólo mediante el diálogo se podrá "moderar el lenguaje de polarización y de agresividad que están conduciendo a la actual situación".

El canciller venezolano, Elías Jaua, que se encuentra en Chile y mañana asistirá a la reunión de Unasur, afirmó hoy que el presidente de su país, Nicolás Maduro, está "consolidando la derrota definitiva" de los grupos violentos que han intentado "derrocar" al Gobierno. Según Jaua, los esfuerzos del Gobierno apuntan a fortalecer la convocatoria de un "diálogo político" y, al mismo tiempo, a "aislar a los grupos que han intentado generar la violencia fratricida".

El canciller venezolano no se ha reunido por ahora en Santiago con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien en declaraciones a Efe reiteró su disposición a conversar con él. Por su parte, el nuevo canciller de Chile, Heraldo Muñoz, que juró hoy su cargo, confirmó que se reunirá con Jaua mañana en el marco de la reunión de Unasur.

En Caracas, estudiantes y opositores venezolanos convocaron a una nueva manifestación este miércoles en la capital venezolana, cuando se cumple un mes de intensas protestas en la capital iniciadas justamente con una marcha de universitarios. La movilización opositora podría cruzarse con otra marcha chavista, convocada hoy por el ministro de Educación, Héctor Rodríguez. "Mañana marcharemos los jóvenes y estudiantes (...) por la paz y la vida", escribió en la red social Twitter.

El 12 de febrero, tras un llamado de organizaciones estudiantiles, Caracas fue escenario de una de las mayores protestas opositoras y se sintonizó con otras localidades, en particular San Cristóbal (oeste), donde desde principios de mes mantenían manifestaciones contra la inseguridad que golpea al país. "Apelamos a la conciencia de los venezolanos para que no nos abandonen en esta lucha (...) por eso convocamos a los trabajadores, a las madres, padres, a los sindicalistas, a los gremios", dijo hoy el dirigente estudiantil Juan Quintana.

Las marchas opositoras se han multiplicado, algunas con decenas de miles de personas, sumando denuncias contra la inflación de 56%, la escasez y la represión policial de la mano de hechos violentos que dejan 21 fallecidos, el más reciente un estudiante que el lunes murió tras ser baleado en San Cristóbal. Estudiantes y oposición regresan mañana a las calles para marchar desde la Plaza Venezuela hasta la Defensoría del Pueblo, ruta desafiante porque transitaría por el municipio de Libertador, feudo del chavismo y cuya alcaldía bloqueó con policías recientes marchas opositoras.

La diputada opositora María Corina Machado, otra de las cabezas de la movilización, anunció en un comunicado que "acompañará" la marcha estudiantil, lo mismo que el alcalde de la Gran Caracas, el también opositor Antonio Ledezma. La movilización chavista recorrerá también el centro por una ruta cercana a la opositora, pero cuenta con la autorización de la alcaldía. "Se lo decimos muy claro al país: el miércoles llegaremos a la Defensoría del Pueblo y no habrá piquete que valga, siempre bajo la lucha no violenta", dijo en rueda de prensa el también líder estudiantil Carlos Vargas.

Estudiantes y el alcalde Ledezma acudieron hoy a las embajadas de Portugal y México para denunciar violaciones a los derechos humanos durante las protestas. En la estrategia de calle también se cuentan aparatosos choques cotidianos -que ya cansan a los vecinos- de pequeños grupos de encapuchados que se enfrentan con piedras y bombas incendiarias a las fuerzas del orden en la zona este, feudo de la oposición, y que evocaron algunas escenas de la "primavera árabe".

Para el politólogo John Magdaleno, la protesta se mantendrá "pero con menor intensidad", ya que los reclamos que la han alimentado no han sido resueltos, pero es "muy prematuro hablar de la caída del gobierno". "Las protestas han conseguido desgastar la imagen del gobierno, lo ha expuesto ante la opinión pública nacional e internacional, particularmente por los excesos de los cuerpos de seguridad del Estado", considera Magdaleno.

Las protestas han sido discutidas en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, mientras que en la OEA Panamá propuso sin éxito una reunión de cancilleres, lo que desató la condena de Maduro y la ruptura de relaciones diplomáticas y comerciales el pasado miércoles.

El tema de Venezuela será discutido mañana en Santiago por los cancilleres de Unasur, quienes crearán una comisión que aliente el diálogo en ese país. "Los presidentes ordenaron a sus ministros de Relaciones Exteriores celebrar una reunión para crear una comisión (...) para que el diálogo construya un ambiente de acuerdo, de consenso y de estabilidad allí en Venezuela", adelantó hoy la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Maduro ha denunciado las protestas como "un golpe de Estado en desarrollo" supuestamente fomentado por la oposición y por agentes externos encabezados por Estados Unidos. "Hemos respondido al golpe terrorista, a las acciones terroristas con más trabajo. Si ellos creen que nos iban a detener están bien locos, lo que nos dan es más fuerza para trabajar por este pueblo", sostuvo el lunes.

Hace un mes, una de las consignas de la manifestación enarboladas por Leopoldo López, líder del opositor Voluntad Popular, era "la salida" del gobierno de Maduro, lo que le valió ser acusado de incitar a la violencia. Desde el 18 de febrero, luego de entregarse ante miles de sus seguidores, López permanece en una prisión militar mientras transcurre el plazo máximo de 45 días para definir su situación judicial. Este mes de protestas ha evidenciado diferencias en el seno de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El líder opositor Henrique Capriles, derrotado por Maduro en las presidenciales de abril de 2013 por 1.5% de los votos, se distanció incialmente de las protestas, pero terminó por sintonizarse, aunque con cautela y advirtiendo que no hay condiciones constitucionales para la salida del gobierno. López "encendió, encarnó el malestar" de la oposición y Capriles ha buscado encauzarlo evitando "consecuencias mayores por una obsesión de que no se repita la violencia postelectoral" de abril de 2013", cuando en medio de las denuncias de fraude se desataron violentos choques callejeros que en dos jornadas dejaron una decena de muertos, explica Magdaleno.

EN LINEA

Tenemos 294 invitados conectado(s)